Para pocos es un secreto que Halo fue, hace ya más de diez años, uno de los motivos de éxito de la Xbox. Luego llegarían Gears of War y otras sagas que aumentarían el renombre de la consola pero la esencia, y también la sombra, del Master Chief han acompañado a Microsoft y a la Xbox desde sus inicios. Varias entregas después, secuelas, alguna que otra pifia y con un nuevo estudio detrás después del punto final de Bungie, 343 Industries, Halo 4 se pone hoy a la venta rodeado de altas expectativas y con el aliciente de saber que ocurrirá en el siguiente capítulo de la historia de la saga.

Halo 4 frente

Pero si hay algo que no le faltan a Halo 4 son retos, siendo el principal de ellos cumplir con la difícil tarea de contentar a sus millones de fans, no perder la esencia de Bungie que le ha acompañado durante todo este tiempo y sobre todo, hacer que jugarlo sea tan endiabladamente divertido como los anteriores.

Halo 4 llega con mucho Master Chief, nuevos enemigos, nuevas armas, nuevas historias y con unos gráficos sorprendentes. Este es el análisis, sin spoilers de ningún tipo, de uno de los más firmes postulantes a juego del año .

La trama, más Halo que nunca

Aunque hemos hablado varias veces de ella en la introducción, resulta difícil comenzar a hablar del videojuego sin hacer referencia a toda la herencia que lo ha acompañado todos estos años. Y uno de los ejemplos más claros de ello es la historia general de Halo que, enrevesada a veces, más simple otras pero siempre adictiva vuelve a ser una de las claves en esta nueva entrega.

No es tarea fácil, precisamente porque una de las cosas que se recuperan es el buen sabor que nos dejaron las del primer Halo y Halo 2, dejando más de lado a otras como la de Halo 3 que no me pareció especialmente brillante. Las cinemáticas son buenas, y al transcurso general de los acontecimientos ayuda bastante el hecho de contar con unos gráficos tan buenos, de los que hablaremos más adelante. ¿La única gran pega? El doblaje. Halo 4 es un juego que para ser jugado y apreciado en toda su magnitud merece la pena ser comprado y disfrutado en versión original. Cinemáticas con audio desacompasado y momentos épicos que se van al garete son algunos ejemplos de por qué deberíamos evitar el castellano.

Halo 4 comienza del mismo modo que su espectacular tráiler, con el Master Chief en la Forward Unto Dawn siendo atacado por los Covenant y yendo a parar a un planeta desconocido hasta ahora, Requiem, donde nos espera toda una nueva raza dispuesta a poner las cosas más difíciles que nunca.

De ahí en adelante nos espera el que probablemente sea el mejor Halo hasta la fecha, con una historia que nos engancha y un final que deja un buen sabor de boca.

Gameplay, las novedades

Halo 4 Multijugador

¿Cómo es jugar a Halo 4? Porque si bien hemos visto que la historia afortunadamente cumple, Halo 4 no sería un Halo si no tuviese ese sabor inconfundible de dificultad bien balanceada, situaciones siempre nuevas y acción allá por donde vayamos.

Lo hemos mencionado en el apartado de la trama, pero de nuevo el estilo de juego de Halo 4 recuerda al de sus orígenes, tendencia en la que 343 Industries ha puesto especial mimo y que se nota en todo el acabado del juego.

Con el Master Chief nos seguimos sintiendo igual de poderosos que nunca, saltamos igual alto, disparamos igual de lejos y vuelve el sistema de regeneración con escudo que muchos echamos de menos en Halo Reach tan característico de la saga. Es decir, mismo Halo de siempre, pero con muchas novedades.

El soplo de aire fresco en el caso de Halo 4 viene directamente de la nueva raza del juego, mucho más avanzada que todo lo que hayamos visto hasta ahora en Halo y que nos va a aportar un buen puñado de nuevas armas y elementos que le dan el toque de variedad muy agradecido. Ver a través de los muros, nuevos escudos de luz o usar potentes armas son algunos de los mejores ejemplos.

Así que es esa mezcla de armas, vehículos, armas y nuevos alienígenas, unido una buena historia y unos gráficos que hacen que bajemos la mandíbula hasta niveles que hasta ahora sólo habían conseguido títulos como Max Payne 3 o Gears of War 3 la esencia de Halo 4, y creedme, es una buena esencia. Probablemente la mejor de su historia y con un otro tanto de suerte la mejor que hayamos podido ver en un shooter este año.

Gráficos y ambientación

Con Halo 3 como uno de los primeros títulos de la Xbox 360 una de las principales quejas con el pasar de los años ha recaído en la calidad gráfica que al ser un juego que llegaba en los primeros albores de la consola deja ahora bastante que desear. Fue algo que se arregló de modo parcial con Halo ODST y más acentuadamente después con Halo Reach pero que en Halo 4 llega con más esplendor que nunca.

Los gráficos de Halo 4 son de lo mejor que hemos visto nunca en la consola, y probablemente queden así hasta que Microsoft decida renovarla, algo que sucederá probablemente más pronto que tarde. Más allá de ser un prodigio de la técnica y un resultado de buen hacer de los chicos de 343 Industries, lo que ocurre con los gráficos de Halo 4 es que ayudan, ya sea en las cinemáticas o en determinados momentos claves heroicos y donde se despliega todo el poderío visual, a que aspire a ese siempre discutido título de "mejor juego del año" o "mejor Halo jamás jugado"

Dicho de otra manera, los gráficos ayudan a la jugabilidad y a la historia del videojuego de manera sobresaliente. Halo 4 no sería Halo 4 sin esos niveles de espectacularidad y sorpesa, de calidad y de acción pura y dura que se ven reflejados en un universo creado con más fidelidad y detalle que nunca.

El multijugador

No se puede hablar de Halo 4 y dejar pasar el modo multijugador, que en esta ocasión llega con 3 sabores: Juegos de Guerra, Spartan Ops y Forge.

  • Juegos de Guerra: El clásico azules contra rojos pero con más esteroides que nunca y también más balanceado que cualquier otro Halo que hayamos visto. Incluye todos los modos multiplayer que ya hemos podido disfrutar más alguno nuevo como Dominion que refresca la esencia del juego y además me han tenido enganchado a la pantalla a unos niveles tan alto que no recordaba desde el archiconocido modo Horda de Gears of War 3.

  • Spartan Ops: Son pequeñas campañas, que 343 Industries y Microsoft irán entregando de manera gratuita cada semana, que pueden jugarse en modo solitario o cooperativo (mil veces más recomendable este último) y que le dan al multijugador de Halo 4 esa sensación de "siempre hay algo por probar" que sin duda alargará bastante las horas de juego y ayuda a que el título no se quede en uno de esos juegos que una vez acabada la campaña enmohece olvidado en alguna estantería.

Halo 4 Disparo

  • Forge: Quizá no tan interesante como los dos anteriores pero sin duda el que tiene más potencial. Forge es un editor de niveles multiplayer con diversas opciones y que desde la Xbox se maneja sorprendemente bien. Se pueden crear una gran diversidad de modo multijugador y además, con un sabor muy a "mod de Counter Strike*" permite alterar las físicas, la gravedad y el comportamiento de los personajes en el mapa.

Unido a todo esto tenemos nuestro propio Spartan ID, con el cual vamos subiendo de niveles y obteniendo puntos que podemos utilizar a su vez para desbloquear nuevas armas y elementos.

Conclusión

8/10

Decir que Halo 4 es el mejor Halo hasta la fecha puede ser que sea aventurarse demasiado, pues en una saga con tanta historia y tantas horas echadas es fácil levantar los comentarios apasionados de muchos. Lo que sí es indudable es que sí eres fan de la saga hasta ahora, esta nueva entrega alcanzará tus expectativas y por mucho.

Un juego muy, muy pulido, con unos gráficos de infarto y probablemente el último Halo que veamos en la Xbox 360. El siguiente (porque sí, ya andamos pensando en el siguiente) tocará en la rumoreadísima Xbox Durango así que si de algún modo hay que plantearse Halo 4 como colofón, hay que reconocerle a los chicos de 343 Industries que han sabido dar la talla.

Un juego que no se acaba únicamente con la campaña sino que se ayuda de las interminables horas que podemos gastar en el modo multijugador, si cabe tan o incluso más pulido que el modo historia con los interesantes Spartan Ops, que irán trayendo cada semana un soplo de aire fresco. El Jefe Maestro ha vuelto amigos míos, y por todo lo grande, ahora sólo toca disfrutarlo.