¡No te pierdas nuestro contenido!

Generalmente, cuando nos lanzamos a jugar seguimos una formula sencilla que consiste en descifrar cual es el camino correcto para conseguir nuestros objetivos. Se nos da una misión y es nuestro trabajo entender lo que los desarrolladores tenían en mente para poder resolver el enigma del juego y conseguir pasar a la siguiente ¿verdad? Pues esa es precisamente la regla que Dishonored rompe y que lo hace ser un juego tan singular a pesar de no ser necesariamente algo completamente nuevo. En este título no hay un camino correcto porque todos los caminos llevan a roma si eres capaz de usarlos con habilidad.

Dishonored

El trabajo de Arkane Studios me ha dejado un muy buen sabor de boca a lo largo de las horas en las que he podido disfrutar del juego. Siempre hacemos debates sobre la libertad en contra de lo lineal pero extremadamente pulido y yo creo que en este caso se ha encontrado un equilibrio casi perfecto entre las dos cosas que consigue atraparnos sin lugar a dudas.

Llego la hora de la venganza

Dishonored nos pone en los zapatos de Corvo, el guardaespaldas de la emperatriz de Dunwal. Regresamos de un viaje en el que intentamos, sin suerte, encontrar algún remedio para la peste que asola la ciudad. Nos reunimos con la emperatriz justo a tiempo para presenciar como se desarrolla una conspiración que termina con la mujer muerta y el peso del asesinato sobre nuestras espaldas. No nos quedará otra que terminar con aquellos que planificaron su asesinato y derrocar al traidor para conseguir limpiar nuestro nombre y salvar lo que queda de la ciudad.

Con la ayuda de un grupo de conspiradores, conseguiremos salir de nuestro encierro y empezar la aventura que nos llevará a recorrer las desoladas calles de Dunwal en busca de la redención. Para conseguirlo contaremos con un arsenal de armas, y gracias a el forastero con la habilidad de utilizar ciertos tipos de magia que conseguirán que nuestra misión sea más llevadera.

A partir de esta premisa sera tu decisión como quieres manejar la venganza de Corvo y en ese detalle radica toda lo que hace tan divertido a este juego. Pero empecemos por hablar sobre nuestro arsenal de armas. Corvo es un luchador habilidoso, de entrada podrás utilizar una espada, una ballesta, una pistola, bombas y espirales cortantes, una especie de minas de proximidad que descuartizaran sin compasión a nuestros enemigos.

Dishonored Explosión

En cuanto a la magia, empezaremos aprendiendo a usar guiño una habilidad que nos permitirá desplazarnos de manera muy veloz de un lugar a otros. Casi como una teletransportación, pero con la diferencia de que al utilizarla, si estás en el campo de visión de un enemigo te verá activarla.

Con el tiempo y gracias a la recolección de runas podremos conseguir otras diez habilidades, seis activas y cuatro pasivas. Algo interesante es que desde el principio tienes todas las opciones disponibles, con lo que serás tú quien elija en todo momento cual de ellas quieres activar y a que nivel, por supuesto tomando en consideración el tipo de juego que quieras realizar.

Si vas a intentar ser un asesino despiadado seguramente te interesará desbloquear rápidamente opciones como "Asesino en la Sombra" (que te permite deshacerte de los cuerpos de tus enemigos) o "Ataque Voraz" (con el que comandas grupos de ratas para que asesinen a aquellos que te estorban). Si por otro lado pretendes intentar hacer el menos daño posible "Ralentí" (que te ayuda a detener el tiempo) o "Posesión" (con la que puedes ocupar durante un tiempo limitado el cuerpo de otro ser vivo) serán tus opciones.

Por supuesto hay habilidades como "Visión Tenebrosa", que te permite ver a través de las paredes a tus enemigos, sus campos de visión y te resalta ciertos objetos claves, servirán en cualquiera de los dos casos. La idea es que vayas revisando tus opciones y potenciando aquellas que se acomoden mejor a tu estilo de juego. Y por supuesto nada te impide combinarlas para conseguir tu objetivos, por ejemplo: usar visión tenebrosa para ubicar al enemigo y sin desactivarlo, detener el tiempo con relenti para posicionarte justo detrás de ese guardia desprevenido y desmayarlo sin dejar huella.

Asesino brutal o revolucionario compasivo

Dishonored visión tenebrosa

Como les había comentado antes, Dishonored es un juego lineal, es decir tenemos cierta misión y hay que cumplirla para poder avanzar al "siguiente capitulo" del juego. En ese sentido es más de lo mismo, lo que lo hace interesante es que hay una infinidad de opciones para llevarla a cabo y es ahí donde está la magia.

¿Qué tienes que hacer desparecer a cierto ciudadano? Puedes optar por una mezcla de sigilo y asesinato, destrozando silenciosamente y sin piedad a todos aquellos que se crucen a tu paso. ¿Te gustan las cosas más complicadas? ¿Por qué no pruebas a intentar pasar una misión sin asesinar a nadie? ¿Sigue sin ser un reto para ti? Tienes más opciones como conseguir pasar la misión como "fantasma" sin que te descubran. Y por supuesto siempre puedes hacer una mezcla de ambas opciones, no tienes porque adherirte a una de ellas de manera radical.

Podría parecer que no son tantas, pero es que dentro de cada una de ellas existen mil más. ¿Quieres entrar de infiltrado en una fiesta? Puedes probar poseer a una piraña para meterte por las alcantarillas y pasar desapercibido o poseer a uno de los guardias y pasar por enfrente de sus compañeros sin que tengan idea de tu presencia, o utilizar guiño para moverte por las alturas, o meterte dentro de una rata y buscar escondrijos pequeños para colarte, o esconderte en las sombras para desmayar y eliminar uno a uno a todos los guardias hasta tener el camino libre. Las posibilidades son infinitas.

Si lo cuento así podría parecer que el juego es muy fácil, pero siempre tenemos que contar con que tenemos una cantidad limitada de mana, así que deberemos calcular muy bien que habilidades queremos usar y cómo vamos a gestionar el mana que nos queda para conseguir nuestra meta.

Nuestro estilo de juego también afecta al mundo a nuestro alrededor. Para empezar a medida que matemos más gente habrá más ratas en la ciudad, nuestras hazañas serán comentadas por los NPCs a nuestro alrededor y en algunos casos incluso cambiaran la actitud de ciertos personajes hacia nuestra persona.

¿Explorar o ir al grano?

Dishonored Fiesta

Los mapas del juego son bastante grandes, y como les comentaba antes hay un sin fin de maneras de hacer las cosas con lo que hay un montón de lugares por explorar y descubrir. Hacerlo no es necesario, puedes pasar de ello e ir directamente al grano, pero no hacerlo te privará de recompensas en forma de dinero (que te permite comprar mejoras) o ciertos objetos especiales que te ayudan en tu misión como las runas (que te sirven para aprender más habilidades) o los talismanes (que te otorgan pequeñas mejoras como recuperar mana o energía al beber agua).

Rebuscar por todos lados también te ayudará a imbuirte en el espíritu de la ciudad aprendiendo más sobre su cultura gracias a los muchos libros que te encontraras esparcidos por el mundo, o incluso escuchando las conversaciones de los guardias o ciudadanos, que siempre tienen jugosa información que te puede ayudar en tus misiones.

Por supuesto, a medida que conoces más del lugar también vas descubriendo nuevas maneras de terminar tu trabajo. De hecho si no quieres optar por el asesinato te será imprescindible explorar para descubrir de que manera puedes encargarte de tu objetivo, generalmente con la ayuda de algún otro personaje.

También te encontrarás con misiones alternativas que puedes optar por realizar y que en función de tus decisiones pueden modificar tus opciones a la hora de realizar una misión.

Una ciudad desoladoramente impresionante

Mentiría si dijera que los gráficos de Dishonored son punteros, sin ser malos hemos visto mucho mejores y hay ciertas texturas que dejan que desear. Sin embargo todo eso se ve minimizado por un excelente diseño de arte que te invita a quedarte embelesado por la ciudad y sus secretos, aun cuando todo lo que tenemos a nuestro alrededor nos habla de decadencia y falta de esperanza. En cuanto al doblaje en esta ocasión no hay por que temer, porque el trabajo de localización realizado es excelente.

9/10

Quizá el mejor halago que le puedo hacer al juego es contarles que habiéndolo terminado he decidido comenzarlo otra vez porque tengo entre ceja y ceja conseguir pasarlo sin matar a nadie. Esa es la magia del Dishonored, te invita a volver a intentarlo una y otra vez porque no te aburres de explorar nuevas maneras de conseguir tus objetivos. Definitivamente tengo que recomendarles que lo prueben, quizá no sea un juego perfecto pero sin ninguna duda se va a colocar entre los mejores juegos del año.