¡No te pierdas nuestro contenido!

Siempre sucede lo mismo, cuando creías que ya lo habías visto todo y pensabas que ya se había inventado todos los periféricos imaginables para las consolas, sale alguna sorpresa que derrumba todas tus creencias. Como no podía ser de otra manera, Nintendo es la portadora de uno de los periféricos más extravagantes de la historia de las consolas, con el desarrollo de una tejedora para acoplar al sistema NES y poder tejer con tu consola todo tipo de prendas de invierno.

Por muy extraño que parezca, la compañía japonesa de videojuegos desarrolló un prototipo en el año 1987, con el que, mediante un estrafalario instrumento acoplado a nuestra consola, podíamos realizar prendas con todo tipo de patrones inspirados en los videojuegos. La noticia nos la desvela Howard Phillips, un antiguo trabajador de Nintendo en la década de los 80, que ha publicado en su muro un panfleto publicitario en el que se exponen los detalles de tan impensable artilugio.

Estás viendo la máquina tejedora de Nintendo. No es un juego, ni un juguete, ni mucho menos algo que una niña pueda superar en 3 o 6 meses o incluso un año

Es una máquina que interactúa con la poderosa Nintendo Entretainment System (NES) para tejer suéteres en la realidad: y no sólo uno o dos patrones, sino una multitud de diferentes y únicos diseños. La máquina tejedora de Nintendo es un nuevo ejemplo del pensamiento innovador que mantiene a Nintendo a la vanguardia de los videojuegos y a los consumidores al borde de sus asientos

Por supuesto, deberíamos mencionar que ningún otro sistema de videojuegos ofrece algo remotamente similar. Pero ¿quién necesita a la competencia? (esto último es la traducción de un chiste que sólo tiene sentido escrito en inglés)

A partir del desarrollo del prototipo, Howard Philips tuvo que realizar una presentación en vivo al gerente del Toys R Us, en lo que define como "unas de mis últimas demostraciones genuinamente entusiastas".  Incluso se llegó a presentar el proyecto en la exposición invernal de dispositivos electrónicos de 1987. Como era de esperar, el periférico no consiguió la aceptación de los inversores y quedó relegado al olvido.

Sin embargo, Nintendo sí que puso a la venta el software de manera independiente en Japón, mediante un cartucho que realizaba patrones de ropa según las medidas indicadas por el jugador. Un título que tuvo cierto éxito entre las jóvenes aficionadas a la costura.

Es una pena que el destino no haya dado la oportunidad a este periférico. Si el pasado hubiera sido distinto, ya no tendríamos que aguantar la mirada de superioridad de nuestras abuelas mientras tejen en sus sillones y ¡empezaría la verdadera competición de bufandas!