¡No te pierdas nuestro contenido!

Hace un par de meses comentábamos aquí en su hogar ecetiano sobre los “juegos viejitos” y la dificultad que la ciencia ha demostrado que tienen, y al momento de preguntar a ustedes lectores, cuáles eran los juegos más difíciles según su experiencia, un nombre se repitió una y otra vez como un eco, casi desesperado; BattletoadsBattletoads….

Y no es con poca razón, es un juego que frustró a muchos (aunque los entretuvo también) ante la dificultad de sus niveles y no es para menos; francamente he tenido más momentos de relajación jugando Resident Evil o Silent Hill que este título para el Nintendo Entertainment System.

Historia

Battletoads surgió en 1991, creado por Tim y Chris Stamper (sí, ahora saben a quién culpar) y desarrollado por Rare como una respuesta a la popularidad de Los Teenage Mutant Ninja Turtles. tiene como protagonistas a tres sapos (Rash, Zitz y Pimple) en una misión para rescatar a la princesa Angelica de la malvada Reina Oscura en el planeta Ragnarok después de que ella y uno de los anfibios fueran secuestrados.

Gameplay

El juego, al igual que Double Dragon, permite a los jugadores moverse de forma vertical por la pantalla a modo de imitar un ambiente tridimensional y tiene diferentes niveles que varían bastante; mientras algunos son tradicionales (vence enemigos, la pantalla avanza), también cuenta con abismos donde se debe descender mientras se intenta permanecer vivo, niveles con motocicletas y otros vehículos, carreras con obstáculos o partes donde es necesario correr de un enemigo que, de atrapar a nuestro personaje, lo mata con un único ataque.

Y lo peor de todo es que sólo se cuenta con tres oportunidades de “continue” y cada una vale oro, ya que no hay contraseñas que permitan proseguir a partir de niveles más avanzados. Tiempo después se encontraron algunos cheat codes para obtener cinco “continues” en vez de tres, vidas extra y cuatro atajos que acortan un poco la travesía, pero la dificultad de cada nivel sigue presente.

Esto requería pues, que los usuarios se aprendieran el comportamiento de cada enemigo, que memorizaran el terreno y los obstáculos, desarrollaran reflejos rápidos y sobre todo que muriera muchas, pero muchas veces.

Y claro que se puede jugar con dos jugadores, pero si uno muere ambos deben regresar al inicio del nivel, además de que existe la peculiaridad de que se puede atacar al compañero, lo cual es difícil no hacer cuando la pantalla está repleta de monstruos.

Hay partes sin duda divertidas, como el hecho de que los personajes se transforman al momento de vencer enemigos, ya sea con un enorme pie o puño o volviéndose alguna especie de sacos pesados, todo esto con cómicos efectos lo cual se volvió una característica muy recordada de este título.

Para muestra, aquí está uno de los niveles más difíciles, aunque quien lo subió parece superarlo con facilidad pero seguramente tuvo que practicar muchísimo para poder hacerlo.

El juego ganó varios premios y recibió buenas críticas al momento de su lanzamiento, además de haberse vuelto un referente obligado de todo quien presuma haber jugado los clásicos.

Battletoads es un desafío por los puntos ya mencionados, -y repito, cualquier versión de Resident Evil me parece más relajado- pero trae consigo un verdadero reto que puede mantener ocupado al más reacio de los jugadores y el sentimiento de triunfo por cada nivel superado trae consigo una increíble satisfacción. Si les gustaría probar esta locura de título, pueden usar este emulador flash.