¡No te pierdas nuestro contenido!

Hoy es uno de los días más esperados por una gran masa de jugadores que deseaban que Diablo III llegase por fin a las tiendas. Y así ha sido, por eso antes de irme corriendo a jugar al juego de Blizzard para exprimir allí cada uno de los pocos minutos libres que me deparan los días, voy a hablaros de un juego al que he estado jugando últimamente.

Se trata de Shoot Many Robots, un título descargable desarrollado Demiurge Studios en colaboración con Ubisoft para Xbox 360, PlayStation 3 y PC vía Steam. El juego nos traslada a aquellos maravillosos títulos beat'em up de las recreativas, que nos llevaban por escenarios en los que teníamos que desplazarnos lateralmente acabando con todas los enemigos que nos salieran al paso.

Esos son los claros principios básicos de este título. El juego nos deja en un poblado en medio del desierto, el cual se está viendo acosado por una gran oleada de robots que se han revelado en contra de sus creadores. Nuestro objetivo, equiparnos con armas de fuego en nuestra caravana y recorrer los distintos niveles que se nos presentan acabando con todos esos sacos de chatarra y tornillos que nos encontremos.

Unos principios simples que han funcionado en multitud de ocasiones, y que por supuesto vuelven a formar una jugabilidad solida que hace que nos divirtamos como enanos masacrando a todas las alocadas máquinas que a su vez intentarán acabar con nosotros. Para ello, en cada nivel iremos recolectando tuercas, que son la moneda de cambio que emplearemos al final de cada uno para equiparnos con nuevas herramientas.

El apartado del equipamiento es uno de los más completos del juego. Nos encontramos con una gran variedad de armas y accesorios con los que equipar a nuestro personaje, desde metralletas, bazookas y rayos de hielo, hasta mochilas propulsoras, pasando por sombreros y pantalones de todo tipo, cada cual con unas características propias. Podemos decir que en este aspecto, podremos personalizar a nuestro personaje, no solo estéticamente, sino también en lo que habilidades se refiere.

Y hablando de los aspectos en los que destaca el título, no podemos dejar atrás el multijugador, al que está claramente orientado. Podemos jugar todo el juego con hasta tres compañeros, ya sea a través de internet o a nivel local. Ni que decir tiene que la diferencia entre jugar solo y jugar acompañado es abismal en lo que a diversión se refiere, siendo un juego mucho más entretenido y rejugable si lo jugamos con nuestros amigos.

Ya juguemos solos o acompañados, cada nivel nos tiene preparados un buen número de pequeñas máquinas con patas y sierras eléctricas de las que nos tendremos que deshacer. Hay distintos tipos de enemigos, los cuales se irán haciendo cada vez más grandes y resistentes, hasta llegar a los jefes finales; grandes moles gigantescas a las que tardaremos más en derrotar, aunque tampoco pasando muchos apuros.

Como os decía, la jugabilidad es simple pero efectiva. Nos encontramos con un botón para disparar, otro para golpear a nuestros contrincantes cuerpo a cuerpo, uno para saltar, otro para apuntar con precisión, e incluso uno para arrastrarnos por el suelo para esquivar ataques. Los accesorios nos proporcionarán nuevos movimientos, como la capacidad para planear o aumentar nuestra velocidad, en función de aquello que tengamos equipado.

Aunque bien es cierto, que a medida que vamos jugando, notamos que las mecánicas del título se vuelven muy repetitivas, ya que los enemigos tendremos que derrotarlos casi siempre de la misma forma, y estos carecen del carisma que tiene por ejemplo el mejor referente del género, Metal Slug. Aún así, si jugamos con amigos, este defecto apenas se nota.

Técnicamente el juego muestra un aspecto gráfico de estilo animado, y aunque para mi gusto el efecto dibujo-plastilina queda demasiado emborronado y monótono, los personajes y escenarios cuentan con unos diseños acertados que le dan un toque muy cómico. En cuanto al sonido, a las explosiones y disparos los acompaña una banda sonora basada en solos de guitarra de corte muy rockero, que la verdad amenizan muy bien las partidas.

8/10

En conclusión

Un título muy divertido en el que la premisa es destruir todos los malvados robots que salgan a nuestro paso, pequeños, grandes y gigantescos. Muy recomendado para aquellos que busquen un título de este estilo para jugar con amigos.