¡No te pierdas nuestro contenido!

Scumbag Crytek

Rasmus Hojengaard, director de desarrollo creativo en Crytek, opina que bloquear los juegos usados en la siguiente generación de videojuegos sería absolutamente increíble.

¿Qué razón hay para estas declaraciones? Uno podría pensar que a la compañía le está yendo mal, que la costumbre de la gente de prestarse juegos y venderlos cuando ya los han terminado está minando la ganancia de la empresa de manera terrible, pero la verdad es que Crysis 2 vendió tres millones de copias en cuatro meses y los analistas consideran que al muy esperado Crysis 3 le irá igual de bien, o mejor. No obstante a este éxito, Crytek y Electronic Arts piensan que pudieron haber obtenido mucho mayores ganancias de no ser por los juegos usados y la piratería.

Hojengaard opina respecto al bloqueo:

Desde el punto de venta de los negocios eso sería absolutamente increíble. Es extraño que [productos de segunda mano] aún sean permitidos porque no funciona así con ninguna otra industria del software, así que sería genial si pudieran de alguna manera arreglar ese asunto también.

Todo es ganancias gente, y muchos estudios siguen considerando a los juegos como suyos y que a nosotros sólo nos venden una licencia para su uso limitado y temporal, lo cual me recuerda a los goblins de Harry Potter.

Permítanme aclarar esto; hace algunos años hubo un caso curioso; Universal Music Group trató de demandar a un hombre que vendía discos usados por eBay –algunos de los cuales eran promocionales exclusivos- asegurando que ese material aún pertenecía a UMG, incluso si ellos regalaron dicho material y el hombre en cuestión, Troy Augusto, los había adquirido de manera legal.

La defensa de Augusto tomó un giro inesperado para presentar el caso al comparar a UMG con los goblins de Harry Potter y citando el siguiente párrafo de la obra de J.K. Rowling:

Para un goblin, el legítimo y verdadero dueño de cualquier objeto es quien lo hace, no quien lo compra. Todos los objetos hechos por goblins son, a los ojos de ellos, legítimamente suyos. Consideran nuestra costumbre de conservar objetos hechos por goblins y pasarlos de un mago a otro sin ningún pago extra, poco más que un robo.

Esta comparación y la aplicación de la First Sale Doctrine -que dice que el comprador tiene derecho a transferir (prestar, vender o regalar) una copia en particular legalmente hecha de un trabajo con copyright sin permiso, siempre y cuando el trabajo haya sido legalmente obtenido-, hicieron que el señor Augusto ganara el caso y UMG se quedara con un palmo de narices.

¿Qué diferencia tiene una propiedad intelectual musical a una de un juego? Ambas requirieron creatividad, esfuerzo y terminaron siendo un producto intangible, salvo por medio que las contiene, y sin embargo muchos ejecutivos de la industria parecen creer que las leyes no deberían aplicarse a ellos de igual forma e insisten en limitar aquello que los compradores originales puedan hacer con los productos que adquieren de manera legal.

No meto en esto la piratería, eso es, como dicen, arena de otro costal. Pero me parece que si alguien obtiene un videojuego de forma legal y desea más tarde prestarlo, intercambiarlo o venderlo, está en su derecho de hacerlo y los goblins—perdón, las compañías no deberían poder limitar tales acciones; ese producto ya no es suyo.