Con el paso del tiempo, el mundo de los videojuegos ha ido desarrollando un carácter superficial, se ha convertido en un mundo aparte donde los gráficos y efectos visuales realizan auténticas proezas, un mundo donde parece que solo queda lugar para juegos en alta definición que se juegan a menos de 60 fps...pero puede que no todo este perdido y haya un pequeño hueco cerca a nuestro corazón para un nuevo RPG al estilo 16 bits.

Se trata de BrowserQuest, un MMORPG gratuito que cuenta con dos grandes bazas en su haber; un estilo gráfico detallista, que es una declaración de amor al pixel y los RPG de la primera mitad de los años 90 (nos vienen a la mente gratos recuerdos de Zelda: A Link to the past, Chronno Trigger, etc). Y por último su jugabilidad, realizada enteramente mediante el navegador, por medio de la tecnología que permite el nuevo HTML5.

Durante la partida, un servidor del juego nos conectará a un pixelado mundo donde nos esperan la aventura y acción al más puro estilo "old-school", por medio del cursor iremos desplazándonos por las distintas pantallas, hablar con los distintos personajes del juego, atacar a enemigos, recoger tesoros, etc. Además, gracias a la tecnología WebSockets, que permite la interacción a tiempo real del usuario y el navegador, podremos ver durante la partida diversos jugadores que, como nosotros, han decidido conectarse, por lo que podremos pedirles ayuda para avanzar en ciertas zonas, molestarles todo lo posible o coger un estilo "lobo solitario", una experiencia digna de todo MMO.

Pero lo más chocante de esta ocasión es la locura que oculta BrowserQuest, porque han dejado auténticas delicias ocultas en el juego para todos los gamers, podremos encontrar tuberías de mario, saborear la deliciosa tarta de Portal e incluso contaremos con un completo sistema de logros a cual más desternillante, desde robar la recompensa que consiga un contrincante, huir de una batalla, etc. Una auténtica delicia para los más entendidos que promete alegrías según avanzamos.

Otro de los aspectos más conseguidos del título es su enorme disponibilidad, aparte de que es un juego indie gratuito, podemos jugar en la mayoría de las plataformas conocidas, desde nuestro pc, mac o tablets, hasta incluso con nuestros smartphones, tanto en IOS como en sistemas Android, por lo que podremos continuar la partida que dejamos a medias en casa de camino al trabajo en nuestro móviles, solo se necesita entrar en la web del juego.

Sin embargo, dentro de todas sus virtudes y su adictiva jugabilidad, nos encontramos ante la corta duración del juego (con suerte, podremos pasarlo en menos de una hora), pero gracias a sus numerosos detalles y ocultas sorpresas caeremos presos de sus encantos durante horas, recordando los grandes juegos de nuestra infancia, que gracias a su historia y nuestra imaginación superaban cualquier epopeya de la actualidad.

Los padres de la criatura, son la empresa Mozilla (muy conocida por su peludo navegador) y el equipo de desarrollo francés Little Workshop, culpables de realizar este fantástico juego indie y hacernos recordar que no es necesario un gran desarrollo gráfico para hacernos pasar un gran rato delante de un monitor con una sonrisa en la cara. Además, han añadido un último detalle al título al juego, BrowserQuest es un juego de código abierto, disponible para todo aquel que quiera echar un vistazo.

De modo que no puedes pasar por alto la oportunidad de probar esta joya indie, pero procura hacerlo cuando tengas algo de tiempo porque es adictivo como pocos.