Si, ya lo se, Magicka salió ya hace un rato muy largo, si mal no saco la cuenta hace unos 6 meses y monedas que el juego salió a la calle. El gran problema con Magicka es que su bien impactó por su versatilidad a la hora de jugar un número inmenso de bugs le jugaron en contra y tardó meses en estabilizarse. Tal es así que si lo compran online verán que cuando lo tratan de correr por primera vez baja una serie de parches que superan con creces el tamaño original del juego. Recién ahora es posible disfrutar de esta maravilla sin mayores problemas, aunque algún que otro bug menor le queda.

A primera vista Magicka parece ser otro clon de Diablo, y no estamos muy errados, el estilo de juego tiene como base la forma de jugar del clásico de Blizzard, pero a los poco minutos de empezar el combate vemos que esta pequeña maravilla de Paradox Interactive va para un lado totalmente distinto. Pero antes de contarles los detalles de como combatimos empecemos como siempre introduciéndonos en la historia principal que la descubrimos en el modo aventura. Es bueno recordar que el juego goza de un tremendo sentido del humor, y humor del más geek que se les pueda ocurrir. Entre las infinitas referencias que así a vuelo de pájaro les puedo enumerar podemos nombrar a Star Wars, Rambo, Harry Potter, 300, juegos de Sierra y Lucasfilm, Mundodisco y un inmenso etcétera. Pero vamos de una vez con la historia:

En los tiempos remotos de los antiguos nació la magia elemental,y quienes la dominaban eran los magos, seres poderosos conocedores de sus secretos y los únicos que podían canalizar su energía. Los más grandes de estos antiguos magos, tal vez accidentalmente, o tal vez gracias a una locura genial, descubrieron la forma de combinar los elementos para crear hechizos de una fuerza extraordinaria, conocidos como Magicks.
Con el inmenso poder de crear y destruir en sus manos, estos magos procedieron a ordenar el mundo a su arbitrio, y se dice que en los primeros tiempos hubo un período de mucha paz. Fundaron la Orden de Magick para que sus secretos estuvieran protegidos y la paz reinara eternamente en las tierras de Midgård. Pero todo esto fue hace mucho, mucho tiempo, y con el paso de los siglos los secretos de los Magicks más poderosos fueron olvidándose. O tal vez los primeros magos habían sido demasiado sabios para confar todos sus poderes en una orden que se estaba convirtiendo a pasos agigantados en un club exclusivo para zoquetes.
Entonces, un día, nació un poderoso mago llamado Grimnír, que trató de utilizar la fuerza de todos los Magicks para devolver la antigua gloria a la Orden de Magick. Pero los otros magos de la Orden se sintieron amenazados por tales ambiciones, e idearon un plan para confnar a Grimnír en el Fin del Mundo. Conspiraban en secreto, pues Grimnír era ya muy poderoso, aunque todavía no había llegado a dominar la totalidad de los antiguos Magicks. Pronunciaban largos y altisonantes discursos, levantaban la mano educadamente y se lanzaban gritos los unos a los otros. Comían sus quesos, tramaban sus maquinaciones...
Y entonces, trazados sus mejores planes, preparadas todas las trampas, cuando se acercaba la hora fatídica...
Hey, basta de comentarios de este tipo. Y así sucedió que el único mago que podría haber aportado sabiduría a la Orden fue condenado a una prisión eterna, acusado
de haber llevado a Midgård al mismísimo borde del peligro a causa de su sed de conocimiento. Algunos dicen que Grimnír todavía sigue confnado en el Fin de
Mundo, donde su odio se intensifica día a día... Otros sostienen que hace tiempo que se escapó de la prisión, abandonó la magia ahora es granjero.

Nada nuevo, pero hay que tener en cuenta que la historia nos la cuenta nuestro mentor, que es claramente un vampiro --hasta duerme en un ataúd y todo-- pero él lo niega rotundamente. Los videos intermedios entre etapa y etapa del juego están hablados en un inglés con claros acentos nórdicos pero en el resto del juego los personajes hablan en un lenguaje inventado que resulta muy simpático y contribuye aún más al tono de comedia que tiene Magicka.

Ahora si lo importante, el sistema de combate que es lo revolucionario en este juego. apenas nos saquemos el estigma de Diablo encima para darnos cuenta que Magicka solo copia de este la perspectiva isométrica notaremos que no hay ningún contador de puntos o experiencia. Esto es porque en el juego no hay subidas de nivel. Todo el poder del que disponemos lo tenemos desde el inico de la aventura, y eso es grandioso ya que Magicka es un juego más que nada de descubrimiento. Por la forma en que se realizan los hechizos y las vestimentas el aspecto de nuestros magos hay un claro homenaje a ese gran juego de Lucasfilm llamado Loom al que le dedicaremos algún Retroecetia en otro momento. Básicamente disponemos de ocho componentes mágicos combinables entre si, a saber:

  • Agua
  • Vida
  • Escudo
  • Frío
  • Relámpago
  • Arcano
  • Tierra
  • Fuego

Cada uno de estos poderes está mapeado en una tecla o botón distinto de manera que si queremos preparar un hechizo debemos presionar una combinación de botones determinadas. Hay también algunos componentes compuestos que se forman uniendo algunos de estos elementos, por ejemplo tenemos el Vapor --Fuego y Agua-- o el Hielo --Frío y Agua-- que en realidad existen para generar mini acertijos lógicos deduciendo como presionar las teclas en el orden correcto y formar el hechizo buscado. A parte de los componentes existen varias formas de aplicar un hechizo. Vamos con un ejemplo práctico. Si presiono fuego una vez el hechizo se carga, ahora bien para dispararlo puedo hacerlo de la siguiente manera:

  • Si presiono el botón derecho del ratón obtengo un bonito lanzallamas que incendia todo lo que tengo delante.
  • Si presiono Mayúsculas y el botón derecho del ratón incendio todo a mi alrededor, o sea esta el hechizo se hace de área.
  • Si presiono el botón del centro del ratón me prendo fuego, si estoy mojado me seco o si estoy congelado me descongelo. O sea esta combinación sirve para aplicar los hechizos a nosotros mismos
  • Si presiono Mayúsculas y el botón izquierdo del ratón cargo el arma secundaria con el hechizo con lo cual cuando la use incrementará su ataque con dicho hechizo.

Como verán las posibilidades son tremendas. A parte a esto hay que agregarle las armas que iremos encontrando en el juego que lanzan hechizos propios y ciertos libros que incrementan nuestro arsenal con hechizos muy poderosos que se invocan con ciertas combinaciones pero se lanzan con la barra espaciadora. Y por si esto fuera poco algunos hechizos se pueden mantener encendidos presionando la barra espaciadora intermitentemente, como por ejemplo los escudos y otros hechizos varían su potencia dependiendo del tiempo que mantengamos presionados los botones. Por otra parte algunos hechizos tienen mayor efectos si se aplican bajo determinadas condiciones, por ejemplo, si aplicamos alguno con Relámpago a un enemigo mojado el efecto será mucho más devastador. Hay que tener mucho cuidado ya que esas condiciones también nos afectan a nosotros y nuestro amigos, si tratamos de invocar relámpago mojados sufriremos daño por electrochoque. También hay que tener especial cuidado con nuestros amigos ya que lo hechizos no distinguen entre aliados y enemigos, y los efectos tanto benignos como malignos afectan a un lado como al otro.

Todo este maravillo sistema no sería nada si no estuviera acompañado por un entorno de similar calidad. El juego a pesar de mantener una única perspectiva --isométrica-- tiene unos gráficos geniales, el entorno es perfecto y los enemigos son geniales, y vaya que hay variedad de ellos. Los hay diminutos, medianos, grandes, inmensos y gigantescos. Es sorprendente también ver que gozan de una cierta inteligencia y tratan de encerrarnos o aplicar sus mejores golpes en cuanto pueden. Un gran punto en el juego es que la dificultad se va incrementando a medida que avanzamos y nos vamos sintiendo cómodos con el poderoso sistema de hechizos convirtiendo cada paso adelante en la aventura en todo un desafío.

A parte del modo aventura, que puede ser jugado hasta con cuatro jugadores en simultáneo, existen modos Online por internet o Red local --en tu cara Blizzard-- y modos desafío donde tendremos que soportar andanadas de enemigos durando lo más posible.

Lo que me ha gustado

El sistema de combate, que tiene que marcar un inicio para que otros juegos lo utilicen, imaginen un Dragon's Age con este sistema, sería maravilloso. El humor que hace que soltemos carcajadas cada cinco minutos de juegos, lleno de guiños a cualquier conocedor de cine, novelas o juegos de videos. Los secretos y logros, el juego está lleno de ellos, los hay por todos lados, si ven un lago, ni duden en congelarlo y moverse por él ya que seguro al otro lado hay algo escondido.

Lo que no me ha gustado

El motor gráfico del juego, aunque no lo parezca, es pesado, tuve que bajar un poco la resolución del mismo para que el juego se moviera fluidamente. Se hecha de menos también poder hacer zoom o cambiar la cámara de lugar. Algunos enemigos son casi imposibles de vencer y luego de cientos de reintentos para encontrar la combinación de hechizos que los dañe hace que podamos pasar ciertas partes del juego en las que podemos estar trabados durante horas.

En definitiva

Un tremendo juego que vale cada uno de los 10 dólares que sale. Si este fue el primer juego de Arrowhead Game Studios no quiero imaginar lo que serán los siguientes. Si aun no lo compraron, vayan ya a hacerlo, dejen que se descarguen todos los parches y disfruten un excelente juego que no viene de ningún gran estudio.

9,5/10

Los requisito mínimos para correr Magicka son

  • Windows XP SP2 o SP3 / Windows Vista / Windows 7
  • Procesador de doble núcleo (Intel Core 2 Duo a 2,0 Ghz o equivalente)
  • 1,5 GB de RAM
  • Tarjeta gráfca: compatible con Direct X 9.0c / Shader 3.0, 512 MB (Nvidia GeForce 8800 o equivalente)
  • Tarjeta de sonido: compatible con DirectX 9.0c
  • 1,0 GB de espacio libre en disco
  • Ratón y teclado, o Mando Xbox 360 para Windows