A pesar de lo que se esperaba, hay claros indicadores de que las ventas de la consola portátil Nintendo 3DS no llegarán a superar lo que fue en su momento el lanzamiento de la Nintendo DS.

Con una baja considerable en las ventas la 3DS tiene un duro camino a recorrer. Se estima que para el 2015 se venderán unas 75 millones de unidades, cifra que queda opacada por los 91 millones que vendió la Nintendo DS, en todas sus variantes en un período similar. Sin embargo los números de ventas estimadas en marzo en Estados Unidos afirman que superan las 750 mil consolas, número que estabilizaría un poco las bajas ventas de juegos para handhelds, siendo las estrella Pokemon Black y Pokemon White que juntos habrían vendido unas 3 millones de unidades. En Europa se vendieron 303 mil 3DSs en los primeros 2 días, incluyendo las 113 mil del Reino Unido y 50 mil de Alemania.

En Japón también se han visto resentidas las ventas, a pesar de haber estimado 1 millón y medio de unidades vendidas en su lanzamiento, los números, venciendo la reticencia por parte de Nintendo para dar los resultados reales, no superarían los 800 mil. Las predicciones originales de Nintendo sobre ventas de la consola se estimaban en unos 4 millones en la primera semana, número que ya no se cumplirá con el resultado de las ventas en Japón.

La familia NDS, con su modelo inicial, Lite y DSi lleva vendidos unos 145 millones de unidades, número muy cercano al de la consola más vendida de todos los tiempos, la Playstation 2. Quizás el gran problema de Nintendo sea una excesiva ambición, ya que no estamos hablando de cantidades menores

Es difícil encontrar un motivo puntual para estas bajas, pero sin duda un factor que influyó sobre las mismas es el terremoto y tsunami sufrido por Japón el mes pasado que hizo que se retrasaran las entregas de los productos japoneses al resto de los mercados. Otra gran influencia en la baja de ventas de consolas portátiles es la andanada de smartphones y dispositivos similares al iPad que se han convertido en una fuerte competencia en el mercado gamer portátil.

Si bien, no es un indicador de que la compañía esté en problemas, ni mucho menos, este descenso acompañado de el hecho que el viernes pasado las acciones de la compañía alcanzaron el valor más bajo de en los últimos 2 años, supongo, hará replantear algunas cosas en el directorio de la gran N.