¡No te pierdas nuestro contenido!

El debate entre los juegos japoneses y occidentales está de moda esta generación. Sobre todo cuando hablamos de los RPGs y se comparan las propuestas desde ambas partes del mundo. Hoy me quiero centrar en reflexionar sobre los videojuegos japoneses en relación con su tradición cultural. Podríamos decir que hay dos posturas estéticas totalmente diferentes que podemos encontrar en los videojuegos japoneses actuales. Por un lado, una postura minimalista, poética, tradicional y por el otro está la exageración, el horror vacui y el exceso.

Actualmente casi todo lo que nos llega en forma de videojuegos desde Japón, obedece a esta segunda tendencia. Cuando se juegan juegos como a Vanquish de Mikami o Bayonetta de Hideki Kamiya, todos hablamos de lo bueno que son los juegos japoneses que no pretenden ser otra cosa que eso mismo, japoneses. Juegos que tienen detrás a un gran creador y demuestran esencia nipona en cada byte.

Y si os digo que todo eso que consideramos puramente japonés, es herencia occidental, ¿qué pensáis? Esta influencia se empezó a dar a mediados del XIX y a llegado hasta nuestros días. La cultura japonesa ha adoptado de tal forma las costumbres, la estética y tantos aspectos de Occidente, que hoy día cuesta saber qué parte es japonesa y qué parte es herencia europea y norteamericana. Cabe matizar que pese a la colonización tan fuerte que se dio en Asia, Japón es de los pocos países que ha mantenido ciertos aspectos importantes de su sociedad y cultura preservados. Es un caso particular, eso no cabe duda. Para entenderlo mejor deberíamos leer páginas y páginas sobre la historia japonesa, sobre todo del XIX y XX. Pero que nadie se asuste porque no vamos hablar más de ello, vamos a centrarnos en los videojuegos, que para eso estamos en Ecetia.

La tradición japonesa nace con el sintoísmo, la primera religión en Japón. En el siglo VI llegará el budismo a través de China. China siempre ha sido una influencia fundamental y por ello una de las religiones que más repercusiones tiene en el arte es el budismo zen. Y aquí llegamos a lo que nos importa, el budismo zen tiene grandes repercusiones en el arte. Influye por tanto en la pintura con tinta china, la caligrafía, los haiku, los jardines secos, la cerámica, la ceremonia del té...

En todos ellos hay unas constantes estéticas que permanecen invariables pero que muy pocas veces podemos ver en videojuegos. Me refiero a la sencillez, el lirismo, la sombra, la sutileza... Sin embargo estoy harto de ver juegos como Devil May Cry, Bayonetta, Vanquish donde la exageración es seña de identidad. Yo sé que a muchos les encanta todo esto y prueba de ello son los mangas más conocidos aquí en occidente.

Pero a mí sinceramente no me gusta nada. ¿Dónde están los videojuegos influenciados por la tradición japonesa? Quizás hay dos ejemplos claros bastante recientes Okami y Muramasa: The Demon Blade. En ambos juegos se bebe de todos los aspectos de la cultura japonesa: la religión, las creencias populares y el arte. Me gustaría ver más juegos de ese tipo e incluso que fueran mucho más allá.

Quizás para ellos nos tengamos que ir a propuestas independientes y de juegos descargables. Es posible muchos que piensen en Flower que es un buen ejemplo, pero de un estudio de desarrollo americano. Aunque no cabe duda que Thatgamecompany es y seguirá siendo un referente a la hora de hacer juegos de una calidad excelente que se escapen de la norma. ¡Ojito con ese Journey!

No quiero decir que juegos como Devil May Cry, Bayonetta o Vanquish sean malos juegos, ni muchos menos. Digo que me gustaría ver más propuestas que tengan que ver con la cultura japonesa clásica, con los valores estéticos que ha hecho tan apreciado por los occidentales el arte japonés y chino.

La imprefección, la asimetría, la oscuridad, el vacío, la sencillez, el simbolismo y la paradoja son algunos de los valores que han caracterizado el arte japonés clásico. Me gustaría ver más videojuegos que se construyeran desde este punto de partida. Creativos japoneses que se fijaran en su tradición más antigua: en la cerámica, los jardines, la arquitectura, su caligrafía y pintura, los haiku...

¿Qué clase de juegos responden a estos preceptos? En mi cabeza resuena el nombre de Shadow of the Colossus. Quizás exagere.