Todos los años es igual, en la época navideña o previa a las fiestas los lanzamientos se amontonan en las estanterías de las tiendas. Es el momento en el que se factura más y las compañías quieren estar ahí para repartirse el pastel. Así que a menudo se cuela alguna sorpresa, algún juego que no tiene una cobertura mediática como los más grandes.

Este año me sorprende lo tapado que está James Boond 007: Blood Stone. En casi ningún sitio se habla de él, ni siquiera ahora que falta una semana para su lanzamiento, que será concretamente el 5 de noviembre, el viernes. Este pasar desapercibido creo que no ha sido ni siquiera intentado remediar por Activision. No sé muy bien si es porque tienen demasiados lanzamientos importantes: Call of Duty: Black Ops, Guitar Hero: Warriors of Rock, DJ Hero y Star Wars 2: El Poder de la Fuerza. O quizás sea porque realmente no es gran cosa y no interesa hablar demasiado de él.

¿Y por qué a mí sí me interesa Blood Stone? Pues por algo tan sencillo como está desarrollado por los británicos Bizarre Creations. Especialistas en hacer grandes arcades de conducción y cuando hablo de especialistas, me refiero en unos genios, en los mejores del género.

Primero hablemos un poco de Bizarre Creations. La compañía se fundó en 1994, desde el principio ya estaban orientados a los juegos de conducción con los primeros juegos de formula 1 hechos por ellos. Pero quizás se les conozca más con una de sus franquicias fundamentales Metropolis Street Racer de Dreamcast que se convirtió en Project Gotham Raicing en Xbox y a día de hoy cuenta con cuatro entregas, dos en Xbox y otras dos en Xbox 360. Después de trabajar para Microsoft, encararon con Blur el primer juego con Activision inaugurando una nueva franquicia. ¿El resultado? Posiblemente el mejor arcade de conducción del año, una auténtica joya lúdica.

No solamente han hecho juegos de conducción, aunque sí es su especialidad. Otros géneros son los shooters, desde una visión más arcade y retro en los adictivos Geometry Wars, hasta una más convencional como The Club que no recibió críticas excesivamente positivas para lo que están acostumbrados.

James Boond 007: Blood Stone está entre estos dos géneros, la conducción arcade y los shooters. Así que como hemos visto, experiencia tienen y saben lo que hacen. La parte de acción, es un shooter en tercera persona con sistema de coberturas como estamos acostumbrados a ver. Otra parte de la jugabilidad es el combate cuerpo a cuerpo, en lo que me recuerda a Robert Ludlum’s La Conspiración Bourne, con secuencias de combates espectaculares, llenas de llaves con las que desarmaremos y noquearemos a los enemigos. La otra clave es que estamos hablando de 007 y siempre va con esos gadget extraños. Por lo que he podido ver en vídeos ingame, esta parte no parece excesivamente bien resuelta. Espero equivocarme pero lo que he visto no me ha gustado.

Respecto a las persecuciones todo lo contrario, en la conducción es donde mejor se mueve Bizarre. Las persecuciones prometen ser espectaculares, frenéticas y lo más importante, muy divertidas. Además hasta visualmente parece que estas secciones están más cuidadas. La conducción además de en coche también se hará con barcos, para dar mayor variedad.

El juego en parte me recuerda a Robert Ludlum’s La Conspiración Bourne por la mezcla de géneros y porque ambos están protagonizado por espías. Esperemos que no pasé como con Bourne que se quedó a medio camino de todo. Sin haber probado nada y solamente ojeando vídeos por Internet da la impresión que la parte de shooter no está a la altura de la de conducción. Pero todo esto son elucubraciones, ¿qué será realmente de este juego?

¿Vosotros qué pensáis? ¿Estará bien o será el enésimo juego mediocre de 007? Aunque no me imagino un juego mediocre de Bizarre.