¡No te pierdas nuestro contenido!

Con el fin de marzo llega la hora de hacer cuentas. Se acaba el año fiscal y las compañías inundan las redacciones con cifras y previsiones. En este caso ha sido Nintendo quien nos ha remitido su balance financiero, marcado por un descenso del 18 por ciento en los beneficios previstos.

Así, las ganancias cayeron un 22 por ciento pasando de 1.84 billones de yenes a 1.43. La compañía achaca este descenso a la reducción de precio de Wii, el menor número de títulos triple A para Wii durante la primera mitad del periodo y la fortaleza del yen, aunque confía en Mario Galaxy 2, el Vitality Sensor, 3DS y Metroid: Other M como principales bazas para mejorar el próximo año unas cifras que, si bien no son las esperadas, siguen resultando espectaculares.

No por nada los de Kyoto han hecho recuento de ventas y el escenario no podía ser más impresionante: el pasado año fiscal se vendieron 27.1 millones de Nintendo DS, que acumula unas ventas totales de 129 millones desde su lanzamiento en 2004.

En lo que respecta a Wii, se han vendido este año (fiscalmente hablando de nuevo) 20.5 millones lo que implica que ya se han colocado 70.9 millones de unidades en todo el mundo hasta la fecha.

Se confirma pues que la Nintendo asfixiada en lo económico de hace unos años tardará mucho en volverse a ver en semejante situación (o a eso apuntan tan espectaculares datos). Es lo que tiene conseguir abrir el mercado del videojuego como no se había hecho jamás.