¡No te pierdas nuestro contenido!

Era evidente pero nadie pensaba que Capcom fuese a comunicarlo públicamente por el descrédito que estas declaraciones suponen para los estudios occidentales: los de Megaman, Street Fighter y Resident Evil han salido escaldados de sus colaboraciones con desarrolladores no patrios y no están muy interesados en volver a repetir la experiencia.

El presidente de Capcom, Haruhiro Tsujimota, ha afirmado así que la compañía no volverá a buscar desarrolladores occidentales para la creación de nuevas propiedades intelectuales, tarea que a partir de ahora recaerá exclusivamente en el brazo nipón de la compañía, dejando las conversiones y secuelas para los estudios europeos:

Como grupo, los nuevos juegos que fueron desarrollados fuera de Japón no resultaron del todo satisfactorios.

Es obvio que se refiere a los poco agraciados Dark Void de Airtight's Studios y Bionic Commando de GRIN cuya pésima acogida comercial estuvo acompañada de mejorables críticas por parte de los medios especializados.

Actualmente otro estudio occidental, el canadiense Blue Castle Games, está trabajando en una de las grandes secuelas de la compañía (al menos en cuanto a expectativas) Dead Rising 2, de cuyo acabado final dependería también otro posible replanteamiento de las relaciones entre las desarrolladoras no niponas y la propia Capcom.

Vía: 1UP