¡No te pierdas nuestro contenido!

Nintendo Remote

El papa geek de Wired se hizó con una Nintendo Wii para la familia por Navidad. Uno de los mandos de la consola parecía que no funcionaba del todo bien. Los botones le permitían elegir las opciones del juego, pero una vez quería batear, hacer un swing o dar un gancho el sensor de movimiento del mando parecía haberse ido de vacaciones.

Por supuesto, un empleado de Wired lo es por algo. Comprobó las baterias, volvió a sincronizar el mando, volvió ha hacerlo con todos los mandos, lo reseteó, pero nada, no hubo manera.

Agotando sus opciones Geekdad decidió llamar al soporte técnico de Nintendo temiéndose lo peor. Al fin y al cabo, sólo habían pasado dos días desde Navidad y seguramente el call center estuviese más que saturado.

Para su sorpresa, una mujer muy amable le atendió en menos de un minuto. El padre le explicó su problema y lo que había intentado sin mucho éxito. La teleoperadora le pidió que comprobase una cosa más, el Wii Sensor, y tras ver que ese tampoco era el problema la conversación fue tal que así:

Amable teleoperadora de Nintendo: "Bien, quiero que coja su mando, con la cara de los botones hacia abajo, y pruebe a golpearlo dos o tres veces contra la palma de su mano"

GeekDad: "Tiene que estar bromeando"

Amable teleoperadora de Nintendo: "No señor, hágalo con la suficiente fuerza como para que pueda oirlo a través del teléfono, pero no tan fuerte como para dañar el mando"

GeekDad: "¿Segura?"

Amable teleoperadora de Nintendo: "Sí señor"

El sorprendido padre así lo hizo. Golpeó su mando tres veces contra la palma de la mano y el Wii Mando funcionó perfectamente desde entonces. Si su nuevo mando tampoco funciona correctamente ya saben, es un truco que no aparece en el libreto de instrucciones. Suponemos que con el resto de consolas puede ser igual de válido. Si alguien lo comprueba que nos lo haga saber.

Enlace: Crazy (real-life) Wii Remote tech-support call...