Es bastante usual que los jugadores de RPG sean bastante apasionados con estos. Crean amistades y enemistades dentro del juego mismo. Incluso tienen algunas reuniones para desintoxicarse del tiempo que invierten en la computadora, hasta ahora, nada fuera de lo normal.

Hace unas semanas ocurrió un incidente bastante penoso, pues dos jugadores de Lineage II --rivales en el mundo virtual-- al parecer estaban tratando de resolver sus diferencias afuera de un café de Moscú, el punto de reunión para convivir entre ellos. Las cosas llegaron al plano físico, alguien trató de separarlos, y al final del día terminó hospitalizado porque uno de ellos decidió patearle la cabeza cuando estaba tirado en el piso. Cuatro días después, murió por las heridas causadas.

Qué puedo decir, pudo haber occurrido en cualquier otra situación, tal cual como lo comentan en Kotaku, hubiera dado lo mismo si fuera una partida del deporte que ustedes deseen, o de cualquier otra cosa. Tampoco se trata de culpar a los videojuegos, pues cada quien es responsable de lo que hace en su vida, y sobre todo, tomarse las cosas con calma, es un juego carajo.

Virtual Conflict Ends in Real Death (Vía Kotaku)